Movister Inter pasa a cuartos ante un buen Peñiscola

Inicio eléctrico de los pupilos de Cani, con una presión arriba y recuperando esa seña de identidad que tantos resultados nos dio la temporada pasada, jugandole de principio de tú a tú a todo un supercampeón en su pista.

Fruto de ello fueron las primeras ocasiones que cayeron del lado que hoy vestía de amarillo, la primera de ellas dentro del primer minuto Míchel se encontró un balón en la corona del área que atajó Álex, poco después fue Carlinhos quién casi abre el marcador, su volea la sacó Bebe bajo palos y la tercera en las zapatillas de Iván Rumbo que disparó cruzado a escasos centímetros de la meta azul.

Pero fue Ricardinho quién abrió el marcador, avisó antes con un disparo que sacó Iván Reverter, pero a la segunda definió con una sutíl vaselina por encima del meta hoy titular de Peñíscola, no se vino abajo el conjunto de la ciudad en el mar y siguió buscando una presión alta y un juego rápido, eléctrico de balón, Mauricinho, Lucas Bolo y Esteban volvieron a avisar a los interistas que estaban bien metido en el partido, hasta que dentro del último minuto Gadeia recuperaba un balón (se pedía mano) y fusiló a Iván sin oposición.

La segunda mitad siguió la tónica de la primera, ritmo alto y presión arriba de los que hoy vestían de amarillo, les gustaba a los dos el ritmo y les perjudicaba a partes iguales, cayeron 10 faltas en 9 minutos y el primero que cometió la sexta fueron los visitantes en una mano de Tobe muy protestada que le daba la oportunidad a Ricardinho de poner el 3-0, le paró el primero Iván pero como el pasádo sábado le mandarón repetir y se ganó la amarilla, en la segunda no falló el pòrtugués, era el minuto 30.

El equipo se repuso de nuevo y buscó incesantemente la meta rival, otra vez un batallón de disparos y llegadas hasta que llegó el 10m, Mauricinho erró su primer 10m desde que llegó a Peñíscola, pero en ese mismo córner empaló una volea que acabó en Gol (3-1 min 34) apretó aún más el equipo de Cani y fruto de ello sacó el portero jugador para seguír con la ofensiva, Esteban y Carlinhos tuvieron las primeras y Bagatini encontró el gol en el área (min 39) quedaba 1:38 y el equipo luchó, peleó y se mereció el empate en el balance del partido, pero no pudo ser.

Hay que quedarse con la entrega, lucha y sacrifício de este equipo que vuelve a creer y nos ha regalado hoy un viaje al pasado con su juego, pero que en Madrid ha enseñado que volverá a ser presente y futuro de esta seña de identidad que es Peñíscola en la pista.

Prensa Peñiscola

Deja un comentario