Pablo se recupera satisfactoriamente de la operación

El canterano noiés era operado en la tarde de ayer en una intervención que duró cerca de tres horas. “Me encuentro bien aunque ahora tengo bastante dolor”, nos comenta el jugador.

Un año y tres meses es el tiempo que separa las dos intervenciones a las que se sometió el canterano noiés Pablo. Un tiempo que lleva grabado a fuego e incluso sería capaz de contabilizar los minutos de diferencia. “Había dicho que si tenía que volverme a operar no lo haría y aquí estoy”, nos comentaba esta mañana en la cama de la habitación de la clínica en la que permanece ingresado y es que “el balón tira mucho”, nos comenta su madre con una sonrisa.

El aspecto del jugador es bueno aunque nos comenta que antes de nuestra visita “el aspecto era peor” y es que si algo temía, y así lo sigue haciendo el jugador, son los dolores postoperatorios. Unos dolores que le hicieron pasar una “noche regular”, pero bajo los efectos de los calmantes va pasando las horas, eso sí, rodeado de su hermano Álex y de sus padres, que también sufrieron lo suyo en este proceso.

Pablo espera que esta tarde le puedan dar el alta y así lo desea el jugador que nos comenta “si me voy para casa, el domingo estoy en Madrid apoyando al equipo”…

Con ganas de ponerse ya con la rehabilitación, “seis meses”, apunta con resignación, conocedor del proceso y es que el jugador sabe perfectamente a lo que se enfrenta. Su hermano intenta animarlo diciendo “piensa que hoy estás mejor que ayer”; pero tengo la sensación de que no lo ha convencido.

Hablamos con Jaime Rivas, que ha seguido el proceso en contacto con el Dr. Hermida que fue quien le operó, y nos asegura que la “operación ha salido bien”. Tras el darle el alta al jugador y tras unos días de rigor, comenzará el proceso de recuperación que consistirá en varias fases: “una primera la de la fomentación de la correcta cicatrización de los tejidos y las cicatrices de la cirugía para luego comenzar a intentar ganar rango muscular”, nos comenta el fisio del club. Tras esto comenzará la rehabilitación al uso que empezará “a partir de la semana diez” y en la que seguirá el protocolo marcado por el doctor.

Son muchos los meses que le separan a Pablo de poder volver a disfrutar en las pistas. Mucho tiempo para un joven jugador que disfruta con el balón en los pies, pero al final cuando menos se lo espere estará jugando y disfrutando al deporte que más le gusta y si su vuelta pudiese ser como la de esta temporada con gol incluido, pues que mejor recompensa.
Ánimo Pablo!

Deja un comentario