Se acabó la temporada para Pablo

El pasado lunes se confirmaban las peores sospechas. Pablo rompió la plastia por lo que tendrá que pasar, por segunda vez en año y medio, por quirófano. El canterano será operado en un mes, por lo que se pierde el resto de temporada.

Parece que los malos presagios se han cumplido para el joven canterano, Pablo López Núñez, que este lunes le confirmaban la ruptura de la plastia por lo que tendrá que pasar de nuevo por quirófano. Con ésta será su segunda operación en poco más de año y medio, pero los ánimos del jugador “están bien, lo que está mal es la rodilla”; nos comenta con un toque de resignación. La misma rodilla, la misma lesión pero distinta ruptura “es la misma lesión que la anterior, lo que ocurre es que en la primera rompió el ligamento y ahora la plastia”, nos comenta Jaime Rivas, fisio del Noia Portus Apostoli y encargado de la clínica Vincit. Pero… ¿qué es eso de la plastia? “La plastia es la estructura que se crea a partir de un tendón para reparar o crear un ligamento. En el caso de Pablito, se creo el cruzado anterior”, nos explica Rivas.

Un nuevo mazazo para el jugador noiés, que esta temporada había debutado, con tan sólo 18 años en la Segunda División de la LNFS. Un debut que vino con gol incluido en la segunda jornada de liga contra el Betis Futsal. Pablo estaba contando con algunos minutos en el equipo de Julio Mougán por lo que el golpe quizá duela un poco más, pero aún así el jugador nos asegura que lo mejor es “ser positivo, no buscar pegas ni lamentarse; lo único que pienso es seguir para adelante”.

El canterano recuerda cuando se volvió a lesionar “fue en el partido contra la Selección de Galicia, hace dos meses. Me tropecé y desde entonces noté que la rodilla no me respondía como antes”. Los que allí estuvimos recordamos la lágrimas del jugador que “en ese momento creía que había vuelto a romper el ligamento, pero el diagnóstico fue un esguince y la verdad es que me llevé una alegría”. Desde entonces, y tras el mes de reposo adecuado para este tipo de lesiones, el jugador volvió a los entrenos pero pronto el dolor se intensificó “y me di cuenta que no podía”, así que se vio obligado a parar de nuevo. Los días siguientes fueron de médicos y de pruebas; tiempo suficiente para que Pablo se fuese mentalizando de que podrían confirmarse sus peores sospechas. Y así fue. Ante tal noticia “reaccioné bien porque aunque no me lo esperaba cabía la posibilidad. Fue un palo muy duro, pero ahora sólo pienso en operarme y que todo salga bien”. Y es que un jugador siempre sabe que “la temporada se había acabado para mí, independientemente de la lesión que fuese”.

¿Cómo es posible que Pablo se lesione de los mismo en tan poco tiempo?, le preguntamos a Jaime Rivas que nos responde “hay que tener en cuenta que una rodilla de un futbolista sufre mucho más que la de cualquier persona de a pie. Partiendo de esta base, entran en juego las características propias del jugador que en el caso de Pablo son muy peculiares y provocan que su ligamento cruzado sufra mucho. Además de por sus características de juego que se basa en movimientos muy explosivos”.

El 28 de este mes, tiene el preoperatorio por lo que la intervención no se hará esperar. Pablo será operado por el equipo médico de Artrogal; el Dr. Sines y Dr. Hermida. El futbolista nos asegura que no tiene miedo “sólo a las agujas y a la anestesia”, aunque sí recuerda los malos tragos en los días siguientes de la intervención “pensé morir del dolor después de la operación e incluso dije que de saberlo no me operaba, pero mira ahora, no he dudado en ningún momento en volver a pasar por quirófano”. Y es que es pasión lo que siente Pablo por este deporte “voy a intentar jugar siempre por mínima que sea la posibilidad que tenga para ello”, nos comenta el jugador al preguntarle si se le ha pasado por la cabeza en algún momento de debilidad, de tirar la toalla.

Tras la operación comenzará el proceso de recuperación que Rivas estima durará entre “6 y 8 meses, sino hay ningún contratiempo”. Un proceso de rehabilitación que consta de varias fases tal y como nos lo hace saber el fisio del club noiés “primero trabajaremos la inflamación para ayudar a cicatrizar bien las estructuras; después trataremos de ganar movilidad de la rodilla y fortalecer la pierna para ya entrar en la fase final de enseñarle a la propia rodilla a tener equilibrio realizando los movimientos técnicos del futbol sala. Por último reforzaremos bien la rodilla con movimientos extremos para asegurarnos que está lista para aguantar cualquier impacto, entrada o lance del juego que pueda surgir. En principio mucho trabajo en la camilla y después gimnasio con máquinas ya preparadas para estas lesiones y luego ejercicios en pista previo paso por unas cuantas sesiones en la playa”.
Dura recuperación de la que el jugador ya sabe un rato, y es que en la pasada lesión sumó un total de 130 horas de rehabilitación.

Pablo sabe los duros meses que tiene por delante por lo que el apoyo de sus compañeros se hace fundamental. Un apoyo que obtuvo desde el primer momento “todos mis compañeros me están apoyando, me han dicho que siguiese para adelante, que me olvidase de esta temporada que ya queda poco para que acabe, y que me centre en estar a punto para la siguiente. Soy muy joven y todavía me queda mucho que dar en este deporte”.

 

Prensa Noia

Deja un comentario